Paseaba el perro y se electrocutó por una falla de EDELAP, que insólitamente culpa a "un barrilete"

Marcos Molina tiene 20 años, vive en Melchor Romero y trabaja en el frigorífico de Gorina. El pasado domingo al mediodía paseaba a su perro y cuando pasó por la esquina de su casa recibió una feroz descarga eléctrica que le produjo quemaduras en el 60 por ciento del cuerpo, con graves daños en el sistema respiratorio.


En su día de descanso, Marcos Molina había salido a pasear su perro por el barrio que estaba sin luz por un corte generalizado. Sin embargo, en 526 entre 159 y 160, a pocos metros de su casa, cuando pasó debajo de una torre de media tensión recibió una brutal descarga que lo dejó tendido en el suelo, donde también se formó un importante pozo. La luz había vuelto y en la zona se escuchó una gran explosión.

Rápidamente, Edelap lanzó una explicación extra oficial asegurando que al momento de electrocutarse Molina estaba remontando un barrilete. Además, envío una cuadrilla para tapar el agujero formado en el piso de tierra.

Martín Bordagaray, abogado civil que representa a la víctima, aseguró: “Edelap se encargó de tergiversar los hechos y salió a inventar que el chico se había electrocutado porque remontaba un barrilete y recibió una descarga, lo que parece hasta una burla. El barrilete fue encontrado a 150 metros de donde cayó Marcos, es una mentira total”.


“La electricidad estaba cortada, en el momento que volvió se generó un arco voltaico y hubo una gran explosión. Marcos tuvo la mala suerte de estar en el lugar donde se produjo la descarga por una falla en el aislamiento. Queremos que el caso sea esclarecido y vamos a ir tanto por la parte penal como la civil”, adelantó el legrado.

Por su parte, el abogado penal Diego Dousdebes comentó: “La causa está caratulada como lesiones graves, aunque creo que son gravísimas. Marcos está muy complicado y tiene afectado el sistema respiratorio, los pulmones y la garganta producto de la descarga que recibió”. El joven permanece internado en la terapia intensiva del Hospital San Martín.

“La fuga de tensión produjo una descarga fuerte sobre el cuerpo de Marcos que hizo de masa. Una de las hipótesis es que había un problema de aislación en los cables de conducción. Es una pérdida de electricidad del sistema. Edelap salió a instalar la teoría descabellada de que mi cliente estaba remontando un barrilete que apareció a más de 100 metros de donde él estaba”, señaló.

Y agregó: “La empresa no quiere admitir su responsabilidad como prestador del servicio público que debe garantizar la seguridad del sistema. Es responsable civil, penal y también administrativamente ante los organismos de control”.

Sobre la causa penal contra la empresa, el abogado consideró: “Es un típico caso de David contra Goliat. Lejos de amedrentarnos se nos presenta como un gran desafío para cuestionar el poderío de una empresa gigante sobre un vecino trabajador que recibió una descarga mientras caminaba por la calle”.

Sobre las pruebas que presentarán ante el juez Pablo Raele, Dousdebes precisó: “Está lleno de testigos oculares y también otros que percibieron la explosión cuando regresó la electricidad. Si todo hubiese estado correctamente aislado esto no hubiera pasado. Se había generado un cráter en la tierra, al otro día una cuadrilla de Edelap fue al lugar para maquillar la escena y que no sea visible lo que pasó”.

Fuente: Blanco Sobre Negro
























FM Blue - Todos los derechos reservados