El riesgo monopólico de la fusión de Telecom con Cablevisión

La unidad de acción de la empresa telefónica con el Grupo Clarín, abre un nuevo panorama en el mapa comunicacional de la Argentina. Los efectos que tendrá este vínculo para los trabajadores.


La llegada de Carlos Menem al poder en 1989, abrió la puertas para la entrada del modelo neoliberal a nuestro país, que terminó con el manejo público de las empresas de servicios públicos, para pasarlas a manos privadas a través de un complejo sistema de privatizaciones que todavía tiene sus ramificaciones en la Justicia federal.

Un caso paradigmático se dio con la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTel), privatizada a través del decreto 731/89, y que con María Julia Alsogaray a la cabeza, se transformó en uno de los emblemas de la corrupción menemista.

Hoy, toda la realidad que se vivió en los años ’90 parece volver tras la autorización dada por el gobierno nacional a la fusión entre Telecom y Cablevisión, lo que para muchos no hace más que generar una serie de inequidades en el sector, donde esta nueva compañía tendrá bajo su órbita negocios que abarcan desde la transmisión de contenidos audiovisuales y los datos hasta la telefonía móvil y fija.

En diálogo con el programa “En Vivo y en Directo”, que se emite los jueves de 19 a 21 horas por FM Classique 106.5, Daniel Rodríguez, Secretario General de la Federación de Obreros, Especialistas y empleados de los Servicios e Industria de las Telecomunicaciones de la República Argentina (FOEESITRA), expresó que “la problemática es la concentración de los servicios por parte de una megaempresa al haberse fusionado Telecom con el Grupo Clarín”.

Para el referente gremial, “queda una empresa que te da banda ancha, telefonía, internet, móvil, televisión abierta, cable, o sea, pasar a ser una empresa que directamente se torna monopólica en todo lo que puede dar, y eso empieza a tener algún efecto en los trabajadores que estamos trabajando para solucionarlo”.

 En ese sentido, señaló que “Telecom era una empresa que tenía 16.000 empleados y hoy tiene 23.000, porque al fusionarse con el Grupo Clarín, todos los empleados de Cablevisión pasan a formar parte de esta nueva empresa, con lo cual empiezan a haber grandes reuniones y discusiones sobre cómo se va a trabajar de acá para adelante, porque se empieza a mezclar todo”.

Rodríguez, aseveró que “sabemos que la fusión de Telecom con Clarín va a traer duplicidad de gente, pero lo que pasa es que Cablevisión está más abocada a un trabajo más específico como es el del cable y la televisión, y el que viene de Telecom está abocado a la telefonía, y esto es parte de la gran discusión que estamos teniendo con los directivos de Clarín sobre cuál es el trabajo de cada uno y tratar de que cada uno siga haciendo su trabajo y no mezclar la hacienda que es lo que puede facilitar que haya despidos”.

“Telecom también tuvo que desprenderse de 140.000 usuarios de banda ancha por una cuestión de competencia, y eso sí termina afectando a los trabajadores, porque era trabajo que realizábamos nosotros y ahora se va de la órbita del manejo del mantenimiento que tenían los trabajadores de Telecom. Es complicada la situación, y de acá a enero hay que normalizar toda esta situación de cómo se va a trabajar para adelante”, subrayó.

Además, el dirigente sindical resaltó las tareas que vienen llevando adelante para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores, al sostener que “existen distintas condiciones o formas de trabajo que hacen que estemos trabajando en la parte de seguridad e higiene con las empresas. Las empresas seguramente nunca cumplen con el 100%, y ese es el trabajo que tiene el gremio para que se den todas las condiciones para que la gente pueda trabajar tranquila y conforme a todas las normas”.

Y destacó que “el problema que está teniendo el país con la inflación que está teniendo y producto de la recesión que se vive, la gente no sale corriendo a comprar líneas de teléfono o teléfonos y eso puede en algún momento repercutir en las empresas que viven de vender teléfonos. Hoy por hoy hay que decir que las empresas están pagando los sueldos en tiempo y forma”.

 

Para ello, Rodríguez indicó que en las últimas semanas “hemos terminado una paritaria que para nosotros fue bastante importante e interesante teniendo en cuenta que pudimos cerrar en un número cercano al 27% y de todo ese monto una parte ya se percibió, y la otra se percibe a fin de año, con lo cual al total del acuerdo lo estamos percibiendo en seis meses, con lo cual eso creemos que es bastante importante, a lo que además le agregamos dos cláusulas de revisión en el mes de noviembre y en el mes de febrero que va a permitir ir ajustando de acuerdo a los desfasajes que pueda tener la inflación de acá para adelante”.



















FM Blue - Todos los derechos reservados