Hace 20 años se quitaba la vida Michael Hutchence

El cantante de la banda australiana INXS se impuso como uno de los grandes sex symbols del rock en los años '80 con una voz y estética


Michael Hutchence, cantante de la banda australiana INXS, que se impuso como uno de los grandes sex symbols del rock en los años ‘80 con una voz y estética que lo acercaban más a figuras clásicas como Jim Morrison que a la imagen de vanguardistas de esa época, se quitaba la vida hace 20 años en un hotel de Sydney, en un triste episodio que alimentó mitos en torno a su ajetreada vida amorosa.

Ocurre que aunque las autopsias revelaron que el 22 de noviembre de 1997 el artista se ahorcó con un cinturón en el baño de su habitación, y diversos testimonios dieron cuenta de la depresión que atravesaba, muchos rumores crearon una historia que hablaba de un accidente ocurrido en medio de un supuesto juego sexual.

Acaso sus promocionados romances con íconos de belleza de la época como la cantante Kylie Minogue y la top model Helena Christensen, los rumores en torno a su desenfrenada vida sexual y los suspiros que despertaba en sus fans, parecían merecer una lectura sobre su muerte en las antípodas de una realidad que hablaba de un hombre que se sentía solo e invadido por la tristeza y la incomprensión.

Así lo confirmaron las últimas personas que tomaron contacto con Hutchence en sus últimas horas, a quienes les había manifestado sensaciones imposibles de vislumbrar detrás de la apuesta estampa y la enigmática y penetrante mirada que se adivinaba en los mechones enrulados del pelo que caían sobre su rostro.

Sin embargo, la gota que rebasó el vaso parece haber sido la dura discusión telefónica que había mantenido con Bob Geldof, el líder de Boomtown Rats e impulsor de los conciertos benéficos Live 8, a horas del casamiento de Hutchence con su ex esposa, la conductora televisiva Paula Yates.

Ocurre que el cantante de INXS subió el tono de la conversación ante la intransigente postura de Geldof de no dejar salir de Gran Bretaña para ir a la boda a la pequeña hija que había tenido con Yates, una situación que empañaba la fiesta que Hutchence pretendía montar para la ocasión.

A todo esto, Yates había vuelto a ser madre, pero en este caso junto a Hutchence, de una niña que por esas vueltas del destino fue criada por Geldof, cuando su madre murió por una sobredosis de heroína en el año 2000.

Más allá de esta historia, el periodismo prefirió montarse a la imagen de sex symbol cosechada por el cantante de INXS a lo largo de sus 20 años de trayectoria, a la hora de plantear hipótesis en torno a su muerte.



















FM Blue - Todos los derechos reservados